LUPUS Y Aparato OSTEOARTICULAR

huesos copia.png

El Lupus Eritematoso Sistémico (LES) puede afectar tus articulaciones, ligamentos, tendones y huesos.

A continuación te hablaremos sobre los diferentes síntomas, tratamientos, consejos y respuestas para las preguntas más frecuentes sobre el tema. Con esta información podrás sobrellevar de la mejor manera posible la enfermedad y trabajar con tu doctor en el tratamiento más adecuado para tus síntomas.

 

Artralgias

Recurso 2 copia.png

Las artralgias (dolor de articulaciones) son comunes en las personas con lupus. Las artralgias se pueden dar junto a otras molestias, en las fases iniciales del LES o como parte de los “brotes” del mismo. Las artralgias son síntomas comunes a otras enfermedades, como la fibromialgia, que pueden imitar el lupus o darse junto con el lupus.

 

Artritis

artrosis2.png

Los pacientes con LES frecuentemente tienen episodios de inflamación de una o varias articulaciones, o artritis, como parte de los brotes de la enfermedad. Cuando hay artritis, además de dolor (artralgias) hay hinchazón o aumento del volumen de las articulaciones afectadas, aumento de temperatura (sentir las articulaciones calientes) y rigidez o dificultad para mover las articulaciones, y en ocasiones rubor o enrojecimiento.

 Las deformaciones articulares permanentes no son comunes en el lupus. En 5 de cada 100 personas con lupus se producen deformaciones articulares que pueden recuperar su forma normal si las tratamos de enderezar. Es decir son deformaciones reducibles, no deformaciones fijas. Esas deformaciones se producen porque el lupus puede afectar los ligamentos y tendones que se encargan de estabilizar los huesos de cada articulación. Esas deformaciones se conocen como “Artropatía de Jaccoud”.

La artritis del LES es menos severa que otras formas de artritis (como la artritis reumatoide) porque no suele dañar los cartilagos ni huesos articulares, es decir no suele causar destrucción (erosiones) articular. Por eso, el lupus no suele causar deformidades fijas o progresivas.
 
artrosis copia.png

En todo paciente que presenta lupus y erosiones articulares, se debe descartar la artritis reumatoide, una enfermedad que sí puede causar destrucción de las articulaciones si no es tratada adecuadamente. Ante la sospecha de artritis reumatoide, el médico puede requerir ecografía articular, radiografías de manos y pies, y exámenes de sangre.

sindromedejacob copia.png

Otra condición que puede asociarse con artritis en personas con lupus, es el Síndrome de Sjogren, el cual se caracteriza por presentar sequedad de ojos y boca por inflamación de las glándulas que producen las lágrimas y la saliva. Para descartar el Síndrome de Sjogren, además de análisis de sangre, se pueden hacer pruebas de producción de lágrimas y saliva.

 

Tratamiento de artralgias y artritis

Para las artralgias se pueden indicar medicamentos analgésicos y también antinflamatorios no esteroideos (AINES), pero por corto tiempo. Es importante saber que en muchas ocasiones los síntomas son parte de un brote de lupus que puede comprometer otros órganos. El tratamiento siempre será dirigido a controlar todas las manifestaciones del brote, sobre todo aquellas que son mas graves y pueden comprometer la función de un órgano vital o la vida del paciente.

fila copia.png

Los medicamentos usados para otras manifestaciones de un brote pueden servir para controlar la artritis. Si la artritis es la condición más importante del brote o la única manifestación del mismo, además de los AINES, se pueden usar los corticoides. El médico ajustará las dosis de los corticoides según la necesidad de cada paciente, pero por lo general para controlar la artritis son suficientes dosis bajas y por periodos cortos.

Si no se logra controlar el brote de artritis con dosis bajas de corticoides, se suelen adicionar los fármacos llamados inmunomoduladores o inmunosupresores, como la hidroxicloroquina (que tiene además muchos otros efectos beneficiosos) y el metotrexate, entre otros. Otros fármacos usados son los biológicos, como el belimumab. El tipo de fármaco a usar debe ser elegido por el especialista de forma individualizada.

rehab2.png

La rehabilitación y terapia ocupacional son tratamientos que se deben dar junto a los medicamentos, para un manejo integral de esos síntomas del lupus.

 

 

 

Necrosis osea avascular

La necrosis avascular es una complicación causada por “infartos” en los huesos, generalmente de la cadera o de la rodilla. Estos infartos óseos se dan por la ausencia de oxígeno, debido a que la sangre no llega a ciertas áreas del hueso y éstas zonas se mueren. La necrosis articular causa dolor en los huesos cuando el paciente intenta mover las articulaciones, por ejemplo caminar o subir escaleras.

necrosis copia.png

Aunque una de las causas mas frecuentes de la necrosis avascular en las personas con lupus es el uso prolongado de cortocoides a dosis altas, el mismo lupus a veces puede  causar necrosis osea debido a que puede producir inflamación de las arterias que irrigan (alimentan) los huesos. El diagnóstico precoz, a través de exámenes como la resonancia magnética nuclear, es importante para manejar esta complicacion antes de que cause daño articular grave, como colapso de la articulación. Mientras más temprana sea la detección, mayores serán las probabilidades de preservar la articulación sin necesidad de recurrir a prótesis.

 

Miositis

miosis copia.png

La inflamación de los músculos (tejidos que generan la fuerza para mover las articulaciones). En las personas con lupus, la miositis es menos común que la artritis, pero también puede ocurrir como parte de un brote de lupus. Las personas con miositis tienen debilidad y dolor de los músculos de los brazos, cuello y piernas.

La miositis también puede ocurrir en una enfermedad prima hermana del lupus, que se conoce como enfermedad mixta del tejido conjuntivo. Esta enfermedad es una superposición entre lupus y miositis.

La debilidad muscular que causa la miositis debe diferenciarse de aquella causada por el uso prolongado de corticoides, el cual no causa inflamación sino atrofia muscular, un efecto secundario de los corticoides.

Los síntomas de miositis deben alertar de un posible brote de lupus. Dependiendo de cada caso, el médico puede requerir exámenes de laboratorio para determinar si hay daño muscular y si este se debe a brote lúpico. A veces se necesitan otros estudios como electromiografia, resonancia nuclear, o biopsia de músculo para confirmar el diagnóstico de miositis. En casos de miositis leves, la presentación más frecuente de esta complicación en el lupus, el médico indicará medicamentos similares a los utilizados para tratar la artritis.

 

Osteoporosis

osteoporosis.png

Los pacientes con lupus muchas veces necesitan ser tratados con dosis altas y prolongadas de corticoides, lo que puede causar la pérdida de la cantidad y la calidad de los huesos, dando lugar a la osteopenia (reducción de la masa osea sin riesgo de fractura) y a la osteoporosis (reducción de la masa osea con riesgo de fractura). La prevención de la osteoporosis es con suplementos de calcio y vitamina D. También se debe llevar una vida saludable y activa, tomando sol con adecuada protección (bloqueador solar) y haciendo ejercicio para fortalecer los huesos de la columna vertebral y las caderas, que son los mas frecuentemente afectados por la osteoporosis. En algunos casos el médico indicará medicamentos como el alendronato, que ayudan a disminuir la pérdida de hueso.

 

Puntos relevantes

Recurso 16artra copia.png

El lupus puede afectar tus huesos y articulaciones. Las artralgias y artritis están entre las manifestaciones más frecuentes del lupus y pueden aparecer al inicio o a lo largo de la enfermedad, como parte de un “brote” de la misma, o ser la única manifestación del brote.

Re19artra copia.png

La artritis en el lupus puede ser por causas diferentes al mismo. Se deben identificar estas, como la Artritis Reumatoide y el síndrome de Sjogren, los cuales pueden darse de manera paralela al lupus.

Recurso 21artra copia.png

La artropatía de Jaccoud es un tipo de afectación osteo articular del lupus (y otras enfermedades), tiene características propias, que la diferencian de otros tipos de artritis.

Recurso 20artra.png

La artritis del lupus en general, tiene un curso más leve que la Artritis Reumatoide y se puede presentar asociada a otras molestias, en un brote de lupus. Existen varios tratamientos disponibles actualmente para controlar la artritis del lupus.

Recurso 22artra copia.png

La necrosis avascular (el hueso desvitalizado o muerto, debido a falta de oxígeno por mala irrigación sanguínea al hueso) y la osteoporosis (la pérdida de cantidad y calidad de la masa ósea, con riesgo de padecer una fractura), son condiciones que los pacientes con lupus pueden padecer, pero se pueden prevenir por lo que deben ser monitorizadas constantemente.

 

Consejos de tratamiento y manejo

 

1. Si te han diagnosticado lupus y tienes artralgias o artritis constantes o de nueva aparición, acude al médico, puede tratarse de un brote de lupus articular o ser parte de un brote más severo.

Recurso 1artra.png

2. No uses corticoides o subas la dosis del mismo por cuenta propia si sientes artralgias o artritis, o dolores musculares, tampoco tomes antinflamatorios no esteroides por largo tiempo, aunque los medicamentos calmen tus molestias. Esta conducta puede afectar tu salud si no es vigilada por tu médico.

automedicarse copia.png

3. Existe medicina disponible y nuevos fármacos que pueden ayudar a controlar adecuadamente la artritis debido al lupus, consulta estas opciones con tu médico.

Recurso 1artra copia.png

4. Sin importar tu edad o género, como paciente de lupus tienes más riesgo de padecer osteoporosis y necrosis avascular, que los pacientes que no tienen esta enfermedad; ambas condiciones pueden o prevenirse o detectarse tempranamente para un tratamiento adecuado. Infórmate y consulta sobre los métodos de detección precoz de estas condiciones.

osteopendiferet copia.png

5. Si tienes diagnóstico de lupus y dolores articulares que son agravados con el esfuerzo físico, y estos dolores afectan grandes articulaciones como caderas, muslos o brazos, debe descartarse entre otras alteraciones una osteonecrosis, consulta a tu médico.

dolores.png

Preguntas frecuentes

maschico.png

¿Tengo lupus y artritis, puedo mejorar o me quedaré postrada?

La artritis en el Lupus generalmente tiene un curso más leve que otras enfermedades inflamatorias articulares. La artritis del lupus se puede manejar con varias opciones de medicamentos que prescribe el especialista de acuerdo a cada caso. La mayoría de pacientes bien controlados no deberían quedar incapacitados, si se manejan adecuadamente y se han descartado otras condiciones que imitan al lupus.

Tengo Lupus y tomo corticoides. ¿Cuándo debo realizarme la primera densitometría ósea?

El riesgo de osteoporosis en pacientes lúpicos no se da sólo por tener menopausia o ser mujer. Existen otros factores de riesgo en los lúpicos como el uso de corticoides, tener falla renal producto de la enfermedad o la poca exposición al sol que baja los niveles de vitamina D. En todos los pacientes con lupus que toman corticoides por un largo tiempo, se debe detectar esta condición a través de una densitometría ósea, un examen sencillo que determina la densidad de los huesos. En las mujeres con lupus y con las condiciones que hemos mencionado, no se debe esperar a que llegue la menopausia para realizar la primera densitometría ósea. Este examen detecta de manera precoz la osteoporosis. Su médico realizará este examen y hará un seguimiento a su caso.

¿Tengo dolores de huesos y musculares, también me siento muy cansada y decaída, esto es parte del lupus que tengo? ¿Siempre tendré estos síntomas y debo “acostumbrarme”?

Tener síntomas generales como dolores articulares o de huesos fatiga o cansancio, dolores musculares o incluso fiebre pueden ser parte de un brote de lupus; sin embargo, siempre se deben descartar otras condiciones. Entre las condiciones que se deben estudiar, se encuentra la fibromialgia y la depresión. La fibromialgia es una condición que se puede dar paralela al lupus y que genera gran dolor en los huesos, articulaciones y músculos de una forma generalizada, se asocia a fatiga y alteraciones en el sueño y siempre debe ser descartada. Los pacientes con lupus pueden sufrir también de depresión, debido a que padecen una enfermedad crónica como el lupus, que altera nuestra forma de vida. Siempre que un paciente se presente con dolores generalizados y fatiga, después de descartar otras condiciones por su médico, se deberá investigar que no se trate de una depresión asociada. No es normal que tener lupus te cause estas molestias y que debas asumir que te tienes que acostumbrar a esa condición. Consulta con tu médico ante los mismos, sobre todo si te han indicado que tu lupus está controlado.